Conexión Oscar 2014: Tom Hanks, Jared Leto, Michael Fassbender y Barkhad Abdi en una categoría de actor de reparto que busca al quinto candidato

Conexión Oscar 2014: Tom Hanks, Jared Leto, Michael Fassbender y Barkhad Abdi en una categoría de actor de reparto que busca al quinto candidato

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 2,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Este año el Oscar a mejor director es cosa de dos y los apartados de actor y actriz van definiéndose (al menos a nivel de candidaturas con quintetos que parecen bastante inamovibles), así que es un buen momento para acercarnos a una de las categorías que (habitualmente) encierran un mayor nivel. No es otra que la de actor de reparto en la que, si bien parece haber cuatro candidatos bastante sólidos, la quinta plaza sigue siendo todavía una incógnita que sólo el transcurrir de la carrera irá definiendo. No hay que olvidar que el año pasado a estas alturas pocos contaban con la nominación de Christoph Waltz (se decía que el Oscar estaría entre Tommy Lee Jones y Philip Seymour Hoffman) y luego ya vimos lo que pasó. No obstante, mucho tiene que cambiar la película para que el próximo Oscar al mejor actor de reparto no tenga el nombre de Tom Hanks, Jared Leto o Michael Fassbender.

Los cuatro candidatos seguros

Tom Hanks (Al encuentro de Mr. Banks)

Conforme han ido pasando las semanas su posición en esta categoría ha ido a más y ya se encuentra liderado nuestro último oscarómetro. El gran actor de los 90 vuelve por todo lo alto, no con sólo un papel, sino con dos interpretaciones de peso que demuestran que quien tuvo retuvo. Candidato bastante fijo por “Capitán Phillips” en la categoría protagonista (aunque sin nada que hacer frente a Matthew McConaughey y Chiwetel Ejiofor), Hanks interpreta a todo un icono cinematográfico y cultural que no es otro que Walt Disney. Al igual que Cate Blanchett haciendo de Katharine Hepburn en “El aviador” o Kenneth Branagh de Laurence Olivier en “Mi semana con Marilyn”, Hanks reinventa al personaje y contribuye al fresco de esta tierna y nostálgica historia que toca la fibra sensible provocando la risa y la lágrima con un personaje (que a pesar de optar en la categoría de reparto) prácticamente es un coprotagonista (lo que suele dar buenos réditos en la categoría). A pesar de que se podría haber quedado en el cliché del personaje, las críticas no hacen más que encumbrar el trabajo de Hanks al que se define como soberbio y manejado con un gran nervio y oficio. Una interpretación de esas cálidas e inspiradoras, alejadas de los personajes tortuosos que han copado la categoría los últimos años. Si Meryl Streep ganó el tercero en 2012 y Daniel Day-Lewis hizo lo propio en 2013, ¿será el 2014 el año que encumbre a Hanks con un tercer Oscar? De nominado fijo ha pasado a ser un gran candidato para la victoria.

Jared Leto (Dallas Buyers Club)

Jared Leto lleva una carrera corta de títulos en casi 20 años de carrera, pero muchos habrían firmado por estar en títulos tan de culto como “El club de la lucha”, “American psycho”, “Réquiem por un sueño”, “La habitación del pánico” o “Las vidas posibles de Mr. Nobody”. Centrado más en su carrera musical con 30 Seconds to Mars, ha vuelto este año con una gran fuerza inusitada cuatro años después de su último trabajo y seis años después de que se confirmara que es un digno heredero del método con su cambio físico para hacer del asesino de John Lennon en la nunca estrenada por estos lares “Chapter 27”. Un actor extravagante y ambiguo pero que demuestra que es de esos como Christian Bale que es capaz de darlo todo (casi hasta su vida) por un papel. Por ello perdió unos 15 kilos (teniendo incluso unas taquicardias que le impedían conciliar el sueño) y convivió durante un mes con un enfermo de sida con el fin de alejarse del cliché y ver la evolución de la enfermedad a través de los ojos de alguien que lo vivía día a día. Eso le ha servido para llenar de gran humanidad su personaje de Rayon en “Dallas Buyers Club”, un travestido enfermo de sida que termina siendo el auténtico motor emocional de la cinta protagonizada por Matthew McConaughey. Un papel muy agradecido para cualquier premio y al que sólo le puede pasar factura esa percepción de “bicho raro” que tiene de Leto la industria. Si se valorara el esfuerzo y la capacidad de conmover del personaje, el Oscar tendría dueño pero ya se sabe que los premios no siguen fórmulas matemáticas.

Michael Fassbender (12 años de esclavitud)

A alguno le extrañará que en la última semana descendiéramos a Michael Fassbender del liderato en la categoría a la tercera posición. Por un lado, aunque Fassbender sea el actor top del momento no hay que confundir los deseos del pueblo con las posibilidades reales. Hace dos años la mayoría cometió un gran error contando a Fassbender como candidato fijo por “Shame” cuando estaba claro que la película, en realidad, no había pasado de los circuitos críticos ante su complicada difusión debido a su temática y estilo seco, áspero y sórdido para generar un consenso en la Academia. Fassbender se quedó despagado por la no candidatura (seguro que tendría a mucha gente alrededor que le dio falsas esperanzas) y eso ha provocado que en su nueva colaboración con McQueen haya querido quitarse presión afirmando que no va a hacer campaña, entre otras cosas porque la temporada alta de la carrera de premios le pillara trabajando. Curiosa manera de no hacer promoción cuando, por otro lado, es portada de todas las revistas. Pero bueno, al lío. Fassbender interpreta al personaje más oscuro y abyecto de la gran favorita de la temporada reflejando, para la mayoría de los críticos que han visto la película, la pura maldad como pocas veces se ha visto antes en una pantalla. El problema no es ese, teniendo en cuenta que James Coburn, Javier Bardem, Heath Ledger o Christoph Waltz han ganado este Oscar por papeles aborrecibles, sino por el hecho de que su interpretación no termine destacando tanto en una película en la que todo se acerca a la excelencia. Lo digo porque “12 años de esclavitud” parece ser la película de encumbramiento de Chiwetel Ejiofor y Lupita Nyong´o, quedando el papel de Fassbender algo eclipsado frente a ellos en todos los parabienes de la película, algo que es muy difícil superar si se quiere ganar el Oscar al mejor actor de reparto, premio que suelen ganar finalmente los auténticos robaescenas o almas de la película. Teniendo en cuenta que, además, los “guapos carpeteros” tienen muchas más trabas de los académicos frente a las actrices (no hay que olvidar lo que tardó Paul Newman en ganar el Oscar y que gente como Cary Grant, Montgomery Clift, Tom Cruise, Leonardo DiCaprio o Brad Pitt nunca lo hayan ganado), quizás Fassbender tenga que contentarse con su primera nominación y seguir cimentando su carrera de cara al futuro para ser merecedor del premio algún día.

Barkhad Abdi (Capitán Phillips)

¿Debut en el cine manteniendo el tipo frente a Tom Hanks? Ese es el gran logro del líder de los piratas somalíes que ponen las cosas difíciles al protagonista de “Capitán Phillips”. La Academia suele estar abierta a esos descubrimientos exóticos y Abdi cubrirá ese nicho. Sin ninguna opción de victoria, su gran logro será conseguir esa nominación paso previo a caer en el olvido. Por su físico y procedencia muy difícil tiene el hacer carrera en Hollywood, así que la Academia se sentirá la mar de generosa y humana por darle esa nominación al Oscar por delante de otros nombres de mucha más solera.

¿Quién se hará con la quinta plaza?

Jonah Hill (El lobo de Wall Street)

Con 30 años recién cumplidos es muy probable que uno de los nombres de la camada de Judd Apatow se alce con 2 nominaciones a los Oscar. Nunca nadie lo hubiera dicho del gordito gracioso de “Supersalidos”, pero es lo que tiene tener un buen agente y caer bien en Hollywood. No obstante, no hay que olvidar su buen trabajo en “Cyrus” como cargante y acaparador hijo de Marisa Tomei donde demostró que algo de talento había ahí. Quien a buen árbol se arrima buena sombra le cobija, y esa máxima la ha llevado a rajatabla. Ser el soporte de Brad Pitt en “Moneyball” le valió su primera candidatura al Oscar, y el hacer lo propio con Leonardo DiCaprio en “El lobo de Wall Street” le hace ir por el mismo camino. La verdad es que si la candidatura por “Moneyball” fue bastante regalada ante el carácter plano del personaje, el trailer de “El lobo de Wall Street” ha despertado mejores sensaciones ante la mayor profundidad del mismo y esa vena excéntrica que luce y que siempre es un valor añadido para conseguir la candidatura. Todo eso le ha hecho ocupar esta privilegiada posición dentro de los nominables de este año.

Daniel Brühl (Rush)

Daniel Brühl ofrece posiblemente su mejor interpretación como el piloto de F1 Niki Lauda en la película de Ron Howard. Todo el mundo ha destacado su trabajado acento austriaco y su acierto a la hora de retratar la esquiva personalidad del mito de este deporte. El tiempo parece jugar en su contra ya que la película corre el riesgo de terminar quedando olvidada. Además de la falsedad de la categoría (Brühl es más protagonista que secundario) el escaso taquillaje de la película parece haber restado muy mucho sus posibilidades y, teniendo en cuenta que los que vienen por detrás pisan fuerte, las ilusiones de verle como candidato están cada vez más disipadas.

Geoffrey Rush (La ladrona de libros)

Presencia, magnetismo y elegancia son las armas con las que cuenta el actor australiano. Un actor tardío para Hollywood que lo descubrió con el Oscar que le entregó por “Shine” en 1997, pero que es sinónimo de talento y calidad valiendo tanto para una superproducción como “Piratas del Caribe” hasta para dos fenómenos británicos que terminan alzándose con el Oscar como “Shakespeare enamorado” y “El discurso del rey”. Y es que de no ser por el Christian Bale de “The fighter”, Rush habría sumado sin discusión un segundo Oscar a su cuenta por dar vida a ese fantástico foniatra. Tras demostrar una vez más sus armas en “La mejor oferta” de Tornatore, en “La ladrona de libros” interpreta ese personaje siempre agradecido, bienintencionado y con valores, casi adoptando la figura de mentor moral y protector vital, que tan buenos réditos suele conseguir en este apartado. La gran apuesta de Fox para este año (introducida a última hora en la carrera confiando en el potencial del libro en el que se basa y de la época de los nazis en la que se ambienta) no ha recibido buenas críticas y eso le hace perder empuje, pero no tenemos que olvidar lo que pasó con “Tan fuerte, tan cerca”, aunque ahí el nombre de Daldry pesó mucho. ¿Quizás Geoffrey Rush se cuele de incógnito y a última hora como ocurrió con Max Von Sydow hace dos años en la citada película?

Jake Gyllenhaal (Prisioneros)

Desde que consiguió la nominación por “Brokeback Mountain”, la carrera de Jake Gyllenhaal no ha terminado de definirse. Hollywood no le ha podido convertir en héroe de acción y el cine independiente tampoco ha terminado de sacarle partido. Este año el actor ha sorprendido con su policía de “Prisioneros”, uno de esos secundarios torturados y que valen más por lo que callan que por lo que hablan. Dentro de la complejidad moral y social que encierra la película, Gyllenhaal construye un gran personaje de calado profundo y de tics nerviosos y excentricidades que siempre dan carácter y enjundia a la interpretación. “Prisioneros” no ha ido mal en la taquilla USA y no hay que olvidar que la película de Denis Villeneuve se llevó la medalla de bronce en el Festival de Toronto. ¿Se están minusvalorando sus opciones y al final la película dará un pelotazo estando más presente de lo que todo el mundo piensa? Si es así, un Gyllenhaal que en la película está a punto de comerse a un muy intenso Hugh Jackman tendría muchas opciones de hacerse con la plaza.

Bradley Cooper (American hustle)

“American hustle” sigue siendo una incógnita siendo una de las últimas películas de la carrera que se mostrara al mundo. Teniendo en cuenta la buena mano que tiene David O. Russell con sus actores, ¿no sería extraño que ninguno de ellos fuera candidato esta vez? Christian Bale sufre tener una categoría de mejor actor protagonista muy concurrida y competida, y se antoja un error que Amy Adams compita en protagonista cuando su personaje tiene pinta de ser mucho más lucido como soporte o robaescenas, así que los que tienen que dejar el pabellón bien alto en las categorías de reparto serían Bradley Cooper (y sus rulos) y Jennifer Lawrence que, tras el Oscar, vuelve a conquistar en el trailer de la película quedándose con las mejores frases. ¿Veremos a la pareja de “El lado bueno de las cosas” repitiendo candidatura un año después confirmando su gran momento? Difícil para Bradley, pero tampoco imposible.

John Goodman (A propósito de Llewyn Davis)

El actor de figura inconfundible sigue sin conseguir la candidatura al Oscar a pesar de haber estado en el reparto de las dos últimas ganadoras (“The artist” y “Argo”). ¿La conseguirá esta vez bajo las órdenes de los Coen que ya le brindaron dos papelones sin recompensa en “Barton Fink” y “El gran Lebowski”? Sus opciones parecen haber caído en los últimos meses si tenemos en cuenta que su personaje se antoja demasiado breve para el desarrollo de la historia y que tampoco llega al nivel de sus anteriormente citados trabajos. Goodman tendrá que seguir esperando.

James Gandolfini (Sobran las palabras)

James Gandolfini se despidió del cine involuntariamente con un tierno personaje en este drama independiente que protagoniza junto Julia Louis-Dreyfus. Un triángulo amoroso en una pequeña historia de sentimientos y conversaciones entre el humor inteligente y la mordacidad. No se duda de que Gandolfini pueda estar magnífico en la película, ¿pero hasta qué punto se sobrevaloran sus opciones ante su triste fallecimiento?

Steve Coogan (Philomena)

¿Y si “Philomena” acaba siendo la sorpresa de las nominaciones? Aunque parece que las opciones de Coogan se centran en la categoría de guión, tampoco convendría descartar al actor fetiche de Michael Winterbottom que aquí se presenta como el periodista escudero que acompaña a Judi Dench en la búsqueda del hijo que dio en adopción la protagonista.

Will Forte (Nebraska)

A pesar de tener un gran protagonismo en la cinta como ese hijo que acompaña a su padre cascarrabias en esta road movie de Alexander Payne, el peso del nombre de un veterano como Bruce Dern (que competirá como protagonista) ha terminado eclipsándole. Primero se habló de que Forte iría como protagonista y Dern como secundario, para después que los dos irían como protagonistas. Como las distribuidoras tienen a esto más miedo que a un nublado (los últimos intérpretes masculinos que consiguieron doblete por una misma película como protagonistas fueron los de “Amadeus” y de eso hace casi 30 años) lo último es que Forte podría ir como secundario para que al menos pueda tener alguna mínima posibilidad de candidatura. A pesar de la sutilidad y conmovedora delicadeza con la que lleva su interpretación marcada por la personalidad de su padre, bastante alabada ante el estreno de la película en USA estas semanas, lo más probable es que el no contar con tanto nombre como otros (su popularidad se centra en el circuito cómico televisivo por sus intervenciones en el “Saturday Night Live”) le pase factura, más si la película tampoco termina siendo (como parece que así será) una película de más peso en la carrera como “Entre copas” o “Los descendientes”.

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Carlos - 18.11.2013 a las 17:17

Lo que espero es que no le regalen la nominación a Jonah Hill como ya hicieron con la mala Moneyball, en una discretita actuación. Me da que estará entre J. Gyllenhaal, J. Goodman y G. Rush. De corazón quiero que sea Goodman, es un poco lamentable que todavía no lo hayan nominado nunca.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario