Las cinco secuencias de… Jack Lemmon

Las cinco secuencias de… Jack Lemmon

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (10 votos, media: 3,70 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

El 27 de Junio de 2001 fallecía Jack Lemmon. Así que se cumplen 10 años sin este inolvidable actor por lo que es el momento ideal para repasar su carrera a través de sus cinco secuencias más destacadas. La verdad es que esta vez no fue nada fácil seleccionar solamente cinco secuencias, dado que el actor nos ha dejado multitud de momentos inolvidables en sus casi 100 películas y producciones para televisión.

John Uhler Lemmon III, nació el 8 de febrero de 1925 en Boston. Fue un nacimiento complicado, pues se adelantó a la fecha esperada del parto 2 meses, pero lo peor fue que el ascensor del hospital se quedó atascado entre plantas unos 10 minutos, y en ese momento fue cuando nació el pequeño Lemmon. Tras esta complicada experiencia, sus padres no quisieron tener más hijos, por lo que Jack es hijo único. Tuvo una infancia acomodada, pues su padre era el dueño de la Donut American Corporation, y pudo estudiar en los colegios más exclusivos, llegando a compartir clase con John F. Kennedy, y donde tuvo sus primeros contactos con la interpretación en compañías teatrales escolares. Y ya soñaba con ser actor, junto a su otra gran pasión por el piano, que aprendió a tocar a los 10 años. Tras una breve participación en la segunda guerra mundial, experiencia que años más tarde le resultaría muy útil para su primer papel famoso, y tras graduarse en Harvard, estudió con Uta Hagen, una de las más famosas profesoras dramáticas. Entonces empezó a trabajar en radio y televisión, y también en Broadway. En 1949 haría su primera aparición en la gran pantalla con un papel muy secundario y no acreditado, y tras protagonizar un par de sitcoms en la televisión en las que conocería a su primera esposa Cynthia Stone, firmó un contrato con Columbia Pictures. Este contrato le ayudaría a protagonizar en 1954 junto a Judy Holliday “Una rubia fenómeno” de George Cukor, su primera película. Pero su primer gran éxito llegaría un año después con “Escala en Hawaii” (1955). Protagonizada por un inolvidable Henry Fonda, que antes interpretaría en multitud de ocasiones el personaje en Broadway, la película tuvo un rodaje bastante complicado. Aunque Ford insistió en la presencia de Fonda frente a los preferidos de los estudios, terminaron discutiendo hasta llegar a los puñetazos. Además Ford cayó enfermo tras abusar del alcohol por lo que LeRoy tuvo que terminar de rodar. En cuanto a Lemmon, interpretaba a Frank Pulver, alférez de la lavandería y la moral del barco. Su fantástica y cómica interpretación, capaz de robarle la escena a cualquiera que la compartiera con el, le valió el reconocimiento de Hollywood con un Oscar al mejor actor de reparto. Las cosas le iban muy bien al bueno de Jack que en muy poco tiempo había alcanzado la cima. Por desgracia, en lo personal no le iba tan bien como en lo profesional, y en 1956 se divorciaba, perdiendo además la custodia de su hijo. Mientras tanto, seguía protagonizando películas de éxito como “Operation mad ball” (1957), una comedia bélica que llamó la atención de Billy Wilder.

Con faldas y a lo loco (1959)

Un día, Jack Lemmon estaba sentado en un restaurante cuando un hombre se le acercó y le dijo: “Soy Billy Wilder. Tengo una película para ti. Te llamaré dentro de un año”. Se trataba de una historia cuyo guión estaba creando junto a I.A.L. Diamond. Una película que tendría multitud de problemas desde su concepción hasta su rodaje. El propio Lemmon tuvo sus dificultades pues, pese a ser el favorito del director, no era todavía una gran estrella y la United Artists vetaba su nombre por su escaso tirón proponiendo en su lugar a Frank Sinatra. Por suerte, cuando contrataron a Marilyn Monroe, los productores pensaron que se podían permitir a Lemmon al contar con la estrella rubia. Pero Marilyn, que ya había trabajado con Wilder en “La tentación vive arriba” (1955), causaba cada vez más problemas. Llegaba tarde a los rodajes, discutía con Wilder sobre el modo de interpretar y era incapaz de aprender los diálogos. En una escena, la actriz tenía que llamar a la puerta y decir, “Soy yo, Sugar”, y no fue capaz de hacerlo bien hasta la toma 47. Pero el record estuvo en la secuencia en la que entra en la habitación de Josephine y Dafne, revuelve unos cajones y pregunta “¿Donde está el bourbon?”. Tras unas 40 tomas diciendo mal la frase, Wilder la escribió en un cajón, y después en todos los demás porque tampoco recordaba el cajón. Lemmon le decía a Curtis que le parecía que se alargaría hasta las 60 tomas y este le apostó que pasaría de las 70. El bueno de Jack perdió 15 dólares. Con tantas repeticiones, los actores estaban obligados a actuar a la perfección toma tras toma, pues la definitiva era aquella en la que por fin acertaba la actriz. Motivo que creo aún mayor malestar entre los protagonistas. Pero a pesar de tantos problemas, y de lo atrevido del guión, el resultado fue una comedia magistral que con los años se ha confirmado como una auténtica obra maestra. Y Lemmon seguía creciendo en su carrera al estrellato, siendo reconocido con una nominación al Oscar y con su primer Globo de Oro (es el actor más nominado en la historia de los Globos). Para la secuencia final de la película, desconfiando de Marilyn, Wilder decidió terminar con un plano de Jack Lemmon y Joe E. Brown, escribiendo el diálogo con Diamond la noche anterior a rodar. Ninguno de los dos estaba muy convencido del resultado pero era muy tarde para cambiarlo. El resultado es uno de los finales más memorables de la historia del cine, que puedes ver a continuación.

Con Faldas y a lo Loco from Las 5 secuencias on Vimeo.

Ver en Versión Original

El apartamento (1960)

Wilder prometiera a Lemmon que rodaría con el una nueva película poniéndolo de protagonista tras “Con faldas y a lo loco”. Así que empezó a crear un nuevo guión junto a Diamond a partir de una idea que tuviera viendo “Breve encuentro” (1945). El resultado fue una genial película que retrata a la perfección el ambiente oficinista neoyorkino de la época y en el que Lemmon demostró una vez más su gran calidad interpretativa con ese genial personaje que es C.C. Baxter, un sufrido empleado que presta su apartamento a sus jefes para que estos puedan llevar allí a sus amantes. La chica protagonista es una estupenda Shirley MacLaine que hace de ascensorista en la oficina de Baxter. La película es perfecta de principio a fin. Desde esa introducción narrada por la voz de Lemmon, que transmite la soledad del protagonista, hasta ese final feliz con el triunfo del amor y del hombre corriente. Y de hecho fue la película de Wilder más premiada, con 10 nominaciones y 5 Oscars, incluyendo Película, dirección y guión. Sin embargo, a Wilder no le pareció nada bien que Lemmon se quedara sin el Oscar al que estaba nominado. Si logró su segundo Globo de Oro. Una de las secuencias más recordadas, y en las que mejor se aprecia la gran calidad interpretativa de Lemmon, es la del espejo roto. Aunque no hubiésemos visto antes como Baxter le daba ese espejo la amante de su jefe a este, su expresión transmite a la perfección todos los sentimientos del personaje. Mejor que en ninguna otra película, Lemmon demuestra su habilidad tanto para la comedia como para el drama en esta comedia cargada de momentos dramáticos. Y también es perfecta la interpretación de MacLaine, que acaba de escuchar de su compañera que su relación está destinada al fracaso. Puedes ver la secuencia a continuación.

El Apartamento from Las 5 secuencias on Vimeo.

Ver en Versión Original

Días de vino y rosas (1962)

Ya no había ninguna duda de que Lemmon era una gran estrella y, además, muy rentable en taquilla. Pero tras triunfar en la comedia decidió dejar claro su versatilidad aceptando el papel protagonista de “Días de vino y rosas” (1962) un duro drama sobre el alcoholismo. Blake Edwards supo narrar a la perfección este problema y la película aún se proyecta hoy en día en muchas clínicas que tratan el alcoholismo. Buena parte del mérito se debe a la gran labor interpretativa de los protagonistas. Años más tarde, Lemmon contaría en televisión sus propios problemas con el alcohol y su posterior rehabilitación. En la secuencia que puedes ver a continuación, la más recordada de la película, el protagonista Joe Clay se dirige al invernadero donde escondiera una botella. Muy bien planificado todo el plano, podemos ver una gran cantidad de registros en Lemmon en su búsqueda del alcohol, hasta el final de la secuencia con una simbólica destrucción alrededor de Clay. Lemmon lograba su tercera nominación al Oscar en cuatro años, la cuarta de su carrera.

Días de vino y rosas from Las 5 secuencias on Vimeo.

Ver en Versión Original

Primera plana (1974)

En su siguiente película, “Irma la dulce” (1963) volvería a la comedia repitiendo con MacLaine y de nuevo dirigido por Wilder con guión del director y Diamond. Y la fórmula seguía funcionando pues fue un nuevo éxito. Durante el rodaje en París se casó con su segunda esposa Felicia Karr. Siguió rodando buenas comedias como “Como matar a la propia esposa” (1965) o “La carrera del siglo” (1965), pero hay que destacar “En bandeja de plata” (1966), de nuevo junto a Wilder y Diamond, pues fue la primera de una docena de películas junto a Walter Matthau, que se convertiría en un gran amigo. Después vendría “La extraña pareja” (1968) y otras muchas películas memorables. Pero mi favorita de todas ellas en cuanto a la interpretación de Lemmon, es “Primera plana” (1974) de nuevo dirigida por Wilder con guión suyo y de Diamond. Un año antes, Jack Lemmon se había convertido en el primer actor en ganar los Oscars de actor y actor secundario, gracias al premio obtenido por “Salvad al tigre” (1973). En esta nueva adaptación de la obra de Ben Hecht y Charles MacArthur, que antes llevaran a la pantalla Howard Hawks en “Luna nueva” (1940) y Lewis Milestone en “Un gran reportaje” (1931), Lemmon interpreta a Hildy Johnson, un reportero del Chicago Examiner que quiere dejar su trabajo para casarse y empezar una nueva carrera. A continuación puedes ver la secuencia que presenta al personaje.

Primera plana from Las 5 secuencias on Vimeo.

Ver en Versión Original

Desaparecido (1982)

Junto a Jane Fonda protagonizaría “El síndrome de China” (1979), una película antinucleares que tras la catástrofe de hace unos meses en Japón volvió a mencionarse con frecuencia. En el día de su estreno algunos críticos la tacharon de inverosimil alegando una seguridad inquebrantable de las centrales nucleares, pero solo 12 días después se produjo la catástrofe de Three Mile Island, algo que ayudó a la popularidad de la película que le valió una nueva nominación al Oscar a Lemmon y también el premio al mejor actor de Cannes. No sería su único premio en el festival de cine, pues repitió 3 años después con “Desaparecido” (1982). La película estuvo rodeada de polémica, pues sugiere la colaboración de los Estados Unidos en el golpe de estado de Chile de 1973, a partir de un caso real de un periodista americano, Charles Horman, joven e idealista, que desapareció en esos trágicos días. Jack Lemmon interpreta al padre, un hombre que se va desesperando a medida que pasan los días y no logra encontrar a su hijo. Puedes ver a continuación la secuencia donde expresa este estado de ánimo frente al embajador norteamericano.

Desaparecido from Las 5 secuencias on Vimeo.

Ver en Versión Original

Lemmon siguió rodando películas mientras recibia multitud de premios a su carrera, como el premio a toda una vida del American Film Institute en 1988 o el Oso de Oro de Berlín en 1996. Su última película en la gran pantalla sería “La extraña pareja, otra vez” (1998), de nuevo junto a su amigo Matthau, aunque después volvió a participar como narrador. Ese mismo año lograba su última nominación a los Globos de Oro por una producción televisiva perdiendo frente a Ving Rhames. Este, tras recoger el premio, pidió a Lemmon que subiera y le entregó el galardón. El 27 de Junio de 2001, un cancer de colon acababa con la vida de este inolvidable actor. Está enterrado en el Westwood Village Memorial Park Cemetery, muy cerca de sus amigos Billy Wilder y Walter Matthau.

Tu primo.
Email_Galicia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Janaji - 27.06.2011 a las 20:19

Uno de mis actores favoritos. Las escenas están muy bien seleccionadas. Yo me quedo con “Días de vino y rosas”, que es la que considero su mejor interpretación. Y pensar que ganó un Oscar por “Escala en Hawai” y no por ésta…

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario