Las listas de Moriarty: Actores sin Oscar

Las listas de Moriarty: Actores sin Oscar

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (9 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Después de la resaca de todos los premios cinematográficos, siempre hay sesudas listas de grandes vencedores y grandes derrotados. La tradición de mi familia y mi estilo de vida me hacen empatizar más con los sometidos por la sociedad que con los victoriosos. Por eso, y aprovechando que mi vecino del ático B, otro año más, se ha venido con las manos vacías de la ceremonia de los Oscar (en realidad siempre ha sido así, puesto que nunca ha estado nominado), me gustaría hablarte de esa especie animal que se mueve por los estudios de Hollywood con total libertad gracias la cantidad de millones que les han hecho ganar a los productores y que, sin embargo, nunca han sido reconocidos por sus propios compañeros (si es que en Hollywood se puede denominar así a la gente de tu propio gremio): Los actores sin Oscar.

En la Historia del cine, se han conocido multitud de casos de este linaje que harían palidecer a cualquiera. Para que veas de lo que te estoy hablando, te diré que ni James Dean, ni Richard Burton, ni Charles Chaplin, ni Groucho Marx, ni Kirk Douglas, entre otros muchos nombres de la época dorada del cine, han podido responder a la casi obligatoria pregunta tras la ceremonia de: “¿Dónde vas a poner el Oscar?”. Y lo peor no es eso, sino que la Academia al ver el desaguisado que ha estado cometiendo, ha intentado solucionarlo con los Oscar honoríficos, como si éstos fueran la panacea, cuando en realidad están más cerca de las tartas de chocolate de IKEA que de cualquier otra cosa…

– “No le des más vueltas Jimmy (como le gusta a él llamarme). Que se queden ellos con su figurita dorada, que yo prefiero la espada láser que adorna mi salón. Además, el día que me nominen, se acabó lo de salir contigo a tomar cervezas por los pubs…” Así es mi afamado vecino Ewan McGregor. Genio y figura.

Este magnífico actor escocés de actualidad tanto por el estreno de su nueva aventura americana “Jack el caza gigantes”, como por su incursión en la terna de protagonistas de la futura secuela de “Trainspotting” que dirigirá de nuevo Danny Boyle, es otro ejemplo de la nueva generación de actores que hasta la fecha no ha saboreado las mieles del éxito (si consideramos éxito el conseguir un Oscar). Y que conste que no ha sido por no haber tenido oportunidades porque desde que bordó el papel de politoxicómano de los suburbios de Edimburgo en “Trainspotting”, ha tenido múltiples ocasiones de al menos ser nominado, tanto en “Moulin Rouge” de Baz Luhrmann (probablemente la culpable de la renovación del género musical) donde daba vida al bohemio Christian y demostraba sus extraordinarias dotes para la canción (cuántos de esos que se denominan a sí mismos cantantes darían una mano por tener la mitad de sus cualidades), como en “El escritor” de Roman Polanski o en “Big fish” de Tim Burton. Sin embargo, a día de hoy, se tiene que conformar con el reconocimiento del público (y con poder decir que dio vida al mismísimo Obi-Wan Kenobi).

El problema es que el caso del señor McGregor no es un caso aislado, sino que hay múltiples ejemplos de actores que han bordado sus papeles y no han tenido suerte (o no han tenido un publicista que supiera tapar los problemas de su vida privada y sino que se lo pregunten a Mel Gibson). La lista es interminable: Harrison Ford, Tom Cruise, John Travolta, Samuel L. Jackson, Richard Gere,  Kevin Bacon, Edward Norton, Steve Buscemi, John Cusack, Robert Downey Jr., Jim Carrey, Dennis Quaid, Liam Neeson, Tim Roth, Gary Oldman, Will Smith, Alec Baldwin, John Malkovich,…

Pero si hay unos casos que no hay quién los entienda son los que a continuación te enumero…

Leonardo DiCaprio

Desde su debut en el año 1993 en esa “joya del videoclub” llamada “Critters 3”, fue subiendo escalones en el escalafón hollywoodiense, llegando a ser nominado a mejor actor de reparto por su papel de hermano con deficiencia mental de Johnny Depp en “¿A quién ama Gilbert Grape?”, y tocando el olimpo adolescente con su interpretación en “Titanic”. Sin embargo, su no nominación (siendo la única importante que se le escapó a la producción de James Cameron) en la película más galardonada de la Historia (junto con “El retorno del rey”), le hizo replantearse su carrera y, desde entonces, no ha parado de trabajar con los directores más importantes con el deseo de conseguir por fin su deseada estatuilla. Y hasta el momento, ni Clint Eastwood, Steven Spielberg, Woody Allen, Danny Boyle, Martin Scorsese, Michael Mann, Ridley Scott, Sam Mendes, Christopher Nolan e, incluso, Quentin Tarantino, han conseguido que logre su objetivo.

Visto lo visto Leo, sólo te queda la posibilidad de llamar a una puerta… la de Pedro Almodóvar.

Johnny Depp

Con una carrera muy similar a la de Leonardo DiCaprio, Johnny Depp también debutó en una cinta de terror, pero en este caso en un clásico del género, “Pesadilla en Elm Street” de Wes Craven. Sus mejores papeles siempre han sido de la mano de su amigo Tim Burton, que ha sabido encontrar en Depp a su actor fetiche y la representación perfecta de esos personajes burtonianos, en el límite entre el histrionismo y la excentricidad. Sin embargo, tuvo que ser la creación de un pirata pasado de rosca (a imagen y semejanza de su padre rockero) que ya ha quedado para siempre en la Historia del celuloide, el que le devolvió a la primera línea cinematográfica. Y a pesar de proporcionarle una vuelta por la puerta grande a su merecido lugar, no le permitió alzarse con el Oscar, y eso que estuvo nominado.

Ahora sólo le queda esperar a que Tim Burton vuelva a encontrar una historia en condiciones (no como en los últimos 10 años) para volver a optar al premio gordo. Y pensar que fue Nicolas Cage quien le animó a dedicarse al mundo del cine…

Brad Pitt

Aunque a la mayoría de mortales esas proporciones apolíneas nos habrían abierto muchas puertas, al bueno de Brad Pitt su condición de guapo oficial de Hollywood le ha perjudicado. Sí, sí, déjenme que me explique. Ese tándem perfectamente estudiado desde el punto de vista de marketing que forma con su mujer Angelina Jolie (me encanta que se refieran a ellos como la pareja Brangelina), les ha convertido en la pareja más poderosa del mundo del cine. Cualquier gesto, detalle, o niño que adoptan, se convierte inmediatamente en portada de las revistas del corazón. Y eso, le guste o no le guste, no le beneficia. Aunque él se esfuerce una y otra vez en intentar destacar por sus actuaciones, siempre serán más importantes los restos de su basura. Sin embargo, no podemos olvidar que durante su trayectoria (y casualmente coincidiendo con aquellos papeles donde ha tenido que mostrar su lado más perverso y retorcido) ha merecido en más de una ocasión llevarse el premio gordo, como por ejemplo en “Seven”, “12 monos”, “El club de la lucha”, “Malditos bastardos”, etc..

Lo siento Brad, pero no se puede tener todo en la vida…

Bruce Willis

Tras un paso por televisión destacadísimo en la serie “Luz de luna”, con Emmy y Globo de Oro incluido, su salto al cine no pudo ser mejor. Su John McClane de “La jungla de cristal” ya ha pasado a la Historia del séptimo arte, gracias a ese estilo inconfundible y canalla. Desde entonces ha alternado papeles muy importantes como los de “12 monos”, “El sexto sentido”, “Looper”, o “Moonrise kingdom”, con otros cuanto menos indiferentes como los de “Armageddon”, “Lagrimas del sol”, o “Falsas apariencias”, por sólo nombrar unas pocas.

Sin embargo, si ha habido una gran injusticia en la historia de las nominaciones de los Oscar, fue la que sufrió por su actuación en “Pulp fiction”. “Magistral, única, increíble, inigualable” fueron algunas de las críticas que recibió por interpretar a Butch Coolidge, ese boxeador tentado por dejarse ganar en su última pelea y que termina amordazado en un cuarto oscuro junto al tarado. Quizás Hollywood no estaba preparado en 1994 para recibir esa obra maestra que rodó Quentin Tarantino.

Prométeme que si algún día subes a recoger el premio, gritarás “Yippie ki-yay”.

Ryan Gosling

A pesar de su pasado como niño Disney, Ryan Gosling se ha convertido, junto a Michael Fassbender, en uno de los actores más solicitados del momento. Sus 32 años no han sido impedimento para estar en todas las listas de cualquier director que tiene un proyecto interesante entre manos. Él, sin embargo, ha sabido elegir muy bien los papeles que ha interpretado hasta el momento (incluyendo esa película con sobredosis de azúcar y almíbar llamada “El diario de Noa”), y ha conseguido formar parte de las mejores producciones independientes de los últimos años, lo que le ha granjeado gran prestigio entre sus compañeros. Desde su debut (si no tenemos en cuenta “Titanes, hicieron historia”) en “El creyente”, donde dio vida a un judío nazi, pasando por “Half Nelson” por la que consiguió su única nominación hasta el momento, hasta su gran éxito “Drive”, donde le fue ninguneada su nominación a los Oscar, se ha trabajado una filmografía inmejorable, carente únicamente de un gran éxito comercial.

Con un futuro inmejorable, probablemente la nueva película de Terrence Malick será su gran oportunidad para dejar de reclamar su merecido premio…

James Moriarty

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Xanti82 - 15.03.2013 a las 13:30

Sólo diré:
Gena rowlandws
Harry Dean Stanton
Maureen O’Hara
Annouk Aimee
Jane Alexander
Debra Winger
Isabella Rossellini
Bette Midler
Ángela Langsbury
Oscars honoríficos ya!!!

Julián Juan Lacasa - 15.03.2013 a las 13:48

Hay actores que nunca se han llevado un Óscar, aunque luego piensas que para qué les hace falta. Su talento es suficiente para considerarse grandes.
Y directores lo mismo: Hitchcock, Kubrick, Chaplin, Orson Welles…

lola - 15.03.2013 a las 20:50

¡¡¡Es verdad!!!! Me ha costado creer que Kubrick no hubiese ganado un Oscar, pero tienes toda la razón

Feisal - 16.03.2013 a las 01:13

Sólo diré tres nombres, y sólo tres:

Peter O’Toole, Peter O’Toole y Peter O’Toole.

Y no me vale es Oscar honorífico tardío de consuelo

James Moriarty ( @SirJMoriarty) - 16.03.2013 a las 10:05

Y lo peor no es la lista de grandes olvidados, sino la comparación con otros actores de mediopelo que si lo han ganado. Qué importante es el papel de un buen publicista en la carrera de los actores/actrices…

CESAR - 16.03.2013 a las 19:43

Cómo decía woody allen, ¿qué porqué no me interesan los premios y menos los oscar? cómo es posible que Marlon Brando no se llevara la estatuilla en un tranvía llamado deseo?, pues eso digo yo…

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario