Conexión Oscar 2023: Las apuestas de Netflix en una temporada de transición

Conexión Oscar 2023: Las apuestas de Netflix en una temporada de transición

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Tras cuatro años de intentos baldíos Netflix mira en este momento la carrera desde su atalaya plataformera sin la presión de ganar el Oscar. Ha sido una narrativa constante en las últimas ediciones el órdago lanzado por Netflix a la Academia buscando ser la primera marca de streaming en hacerse con la estatuilla y en certificar los nuevos tiempos en un sistema de distribución cada vez más fragmentado. La Academia demostró el año pasado que no tenía problemas en premiar a una plataforma (el honor le correspondió a Apple TV+ con "CODA: Los sonidos del silencio") ya que, en verdad, los recelos venían personalizados en un Netflix más ambicioso en sus planes dominadores y que se ha convertido en un símbolo de políticas poco apreciables de convivencia con los cines de cara al sector industrial más tradicional.

Después de tirar de chequera y quedarse sin Oscar en 2019 (“Roma”), 2020 (“El irlandés” e “Historia de un matrimonio”), 2021 (“Mank” y “El juicio de los 7 de Chicago”) y 2022 (“El poder del perro” y “No mires arriba”) este año no hay una cinta de la plataforma con potencial para pelear de vedad por la estatuilla, coincidiendo con un evidente cambio de criterio de la plataforma que de cara al futuro va a ser más conservadora tanto a la hora de aprobar amplios presupuestos como en la libertad creativa a la hora de dar carta blanca por muy consagrado que sea el director del proyecto de turno

Este año las cintas que presenta Netflix a la carrera aspiran más a la nominación (algunas con más opciones que otras) que a cualquier triunfo así que toca una carrera de transición para Netflix de cara a ver si volverá con fuerza en el futuro dando la impresión de que ha tirado la toalla y que, a partir de ahora, va a dejar de ser prioridad ganar el Oscar y sí aumentar suscriptores, potenciar la rentabilidad y centrarse en títulos (especialmente series) que generen conversación ya que para ello tienen a un Ryan Murphy o a una Shonda Rhimes que realmente están dando a Netflix lo que quieren.

A pesar de que no se haya hecho con el premio a mejor película Netflix ha conseguido 16 estatuillas repartidas entre "Roma" en 2019 (dirección, fotografía y película internacional), "Mank" en 2021 (fotografía y diseño de producción), "La madre del blues" en 2021 (vestuario y maquillaje y peluquería), "El poder del perro" en 2022 (dirección), "Historia de un matrimonio" en 2020 (actriz de reparto), "Icarus" en 2018 (documental), "American factory" en 2020 (documental), "Lo que el pulpo me enseñó" en 2021 (documental), "Dos completos desconocidos" en 2021 (cortometraje de acción real), "Si me pasara algo, os quiero" en 2021 (cortometraje de animación), "The white helmets" en 2017 (cortometraje documental) y "Period. End of sentence" en 2019 (cortometraje documental). 

Estas son las películas que Netflix tiene este año en cartera y las cuales ordenamos de más a menos posibilidades en estos momentos a la espera de que la plataforma pueda seguir aumentando su conteo de premios de los últimos años.

“Pinocho” (Guillermo del Toro y Mark Gustafson)

Interés y curiosidad el que despierta la adaptación que ha hecho Guillermo del Toro del clásico de Carlo Collodi. Una historia universal en la que parece que cada director tiene cosas que decir sobre ella ante el sinfín de versiones que nos han llegado. "Pinocho" no sólo tiene el peso del icónico clásico animado de Disney sino el recuerdo de las recientes apuestas de Matteo Garrone y Robert Zemeckis. La versión del mexicano colinda más con la del director italiano al no renunciar al contexto de la época y mostrar el lado más mugriento, descarnado y oscuro de una historia con valores pero nada complaciente.

Una visión muy personal en clave musical y de stop motion que se centra en los primeros años del siglo XX en la Italia en la que se produce el auge del fascismo cuando la marioneta es reclutada en el campamento militar del pueblo porque el oficial fascista del mismo piensa que si este títere no puede morir eso le hará convertirse en el soldado perfecto. Las primeras críticas ya han sido muy positivas y parece haber ya favorita al Oscar a mejor película de animación lo que supondría un regreso triunfal de Guillermo del Toro cinco años después de su triunfo con “La forma del agua” (2018) y repetir candidatura con "El callejón de las almas perdidas" (2021), más si la cinta aspira a otras categorías (atención a la música de Alexandre Desplat) y a la posibilidad de que incluso esté entre las 10 nominadas a mejor película.

“Puñales por la espalda: El misterio de Glass Onion” (Rian Johnson)

"Puñales por la espalda" fue un fenómeno que derivó en movimiento estratégico de Netflix que se hizo con la producción de las secuelas de la saga iniciada por Rian Johnson en 2019 tras ser ésta un éxito de crítica y de público que refrescó el siempre agradecible subgénero del “whodunit” y se quedó rozando la nominación a mejor película si nos atenemos a su nominación a mejor guión original y, sobre todo, su candidatura en el Gremio de Productores (PGA). Con un reparto de menos relumbrón, pero sí igual de efectivo, llega una secuela que ni muchos menos está quedando perjudicada en las comparaciones con su predecesora.

Los que ya han podido verla hablan de una película que mantiene la calidad, el interés y que gana en humor potenciando la crítica a la diferencia de clases (una temática habitual en el cine contemporáneo) partiendo de un multimillonario que invita a sus amigos a su isla privada en Grecia, hasta que uno de ellos aparece muerto. Un nuevo caso para Benoit Blanc, que ya quedó finalista de cara al Premio del Público del Festival de Toronto 2022, y en el que destacan Daniel Craig, Edward Norton y, sobre todo, Janelle Monáe. Quizá una secuela y de este corte no lo tenga fácil pero huele a éxito popular estas navidades y, a partir de ahí, quién sabe.

“Sin novedad en el frente” (Edward Berger)

Representante de Alemania para el Oscar 2023 a mejor película internacional no había mucha esperanza en el remake de una película que en su versión de 1930 ganó el Oscar a la mejor película y a la mejor dirección para Lewis Milestone. Aun así esta versión habla por sí misma y muchos hablan de que si no fuera alemana tendría una plaza asegurada en mejor película. Teniendo en cuenta que estamos ante una Academia global eso ya no es un hándicap más allá del hecho de que la cinta resulte más novedosa o no.

Un film que aúna empaque, oficio y calidad en la adaptación de la novela antibelicista de Erich Maria Remarque que se adentra en el barro de la I Guerra Mundial a través de las aterradoras experiencias y la angustia de un joven soldado alemán en el frente occidental durante la Primera Guerra Mundial. Un desgarro apabullante y conmovedor en una cinta sobre la inutilidad de la guerra y que adopta un realismo sin renunciar a la espectacularidad que permite el cine como bien probaron Steven Spielberg en “Salvar al soldado Ryan” (1998) o Sam Mendes en “1917” (2019). Las críticas han superado todas las expectativas superando el hecho de que, a pesar de que sea un remake, haya encontrado voz propia para los espectadores actuales que, la mayoría, nunca se han acercado al original.

“El ángel de la muerte” (Tobias Lindholm)

Teniendo en cuenta que Netflix se ha convertido en la casa del “true crime” esta cinta encaja muy bien dentro de un catálogo que se ha rendido a un subgénero adictivo y en el que el público actual ha respondido sobradamente tanto en películas, series y documentales. Tobias Lindholm, director de dos capítulos de la primera temporada de “Mindhunter” (2017), se adentra en el caso real de Charlie Cullen, un aparentemente afable enfermero con tendencias suicidas y pasado tormentoso, que pasó a ser conocido como “el ángel de la muerte” siendo responsable del asesinato de unos 300 pacientes en nueve hospitales de Nueva Jersey y Pensilvania mediante aplicación de sobredosis varias e inyecciones letales durante la década de los 80 y 90.

"El ángel de la muerte" es un sólido y oscuro drama criminal, que además se adentra en las fisuras del sistema sanitario estadounidense sin renunciar a la crítica sobre ello, y que es abordado con oficio, negritud y sello nórdico por un director cada vez más en alza en el panorama europeo y que ahora salta al cine anglosajón con esta historia que tiene su principal aliciente en los trabajos de Jessica Chastain y Eddie Redmayne, los cuales están promocionando con intensidad la película durante estos días previos a su estreno, más cuando la interpretación del segundo está siendo especialmente alabada y podría convertirle en un candidato a tener en cuenta en la categoría de actor de reparto.

“Bardo, falsa crónica de unas cuantas verdades” (Alejandro González Iñárritu)

A pesar del remontaje que hizo que 20 minutos de la cinta quedaran perdidos entre los certámenes de Venecia y San Sebastián el proyecto tan personal, ambicioso, barroco y filosófico del director mexicano ha pinchado en hueso convirtiéndose en una cinta muy difícil de promover por Netflix que con este título parece haber dicho hasta aquí en lo referente a dar un cheque en blanco para que nombres consagrados hagan lo que les plazca. “Bardo, falsa crónica de unas cuantas verdades” es un ejercicio de ego en el que Iñárritu se regodea en un contexto sobre la Historia de México a través de un director de cine y que resolvieron mucho mejor anteriormente Terrence Malick o Paolo Sorrentino.

Ni interesa su protagonista ni su historia sobre el legado y ser ciudadano de ningún sitio. Un plomo de estilo vacío que cae en la desmesura, el ensimismamiento y el poco respeto a un público que no tiene posibilidad de conectar con una película árida, antipática y caprichosa en la que el director ha querido hacer su particular “La gran belleza” sin tino ni personalidad y sí mucha opulencia. Por nombre podía haber sido el plato fuerte de Netflix para este año pero el circuito festivalero ha enterrado todas sus opciones en cualquier apartado. Ni siquiera tiene la seguridad de pasar el corte de cara al Oscar a mejor película internacional.

“Blonde” (Andrew Dominik)

La película de la que todo el mundo habló durante algo más de una semana y que ha sufrido el síndrome de estos tiempos de consumo rápido en los que la atención es caprichosa y promiscua. Parece que el momento de "Blonde" ya ha pasado y lo que va a quedar es la polémica sobre la mirada misógina (o no) de Andrew Dominik que ha terminado eclipsando lo que de verdad ha despertado unanimidad, la estupenda interpretación de Ana de Armas que sale más que airosa de un difícil reto.

La calificación NC-17 y el que la película parezca amortizada cuando ni siquiera han comenzado a fallar las primeras Asociaciones de Críticos no da muchas esperanzas a la película más allá de que comprobemos precisamente si la crítica se vuelca con el trabajo de la actriz cubana (como ocurrió con Kristen Stewart por "Spencer") lo que supondría un paso indispensable para que en los grandes premios también se traduzca la posibilidad de tenerla como una candidata fija durante la carrera por su sufriente Norman Jean, la mujer sufridora detrás del mito. En todo caso la expectación y el morbo previo han sido superiores a las opciones que ahora parece tener la película en esta carrera no ayudando tampoco este tono descarnado de una película sensorial y críptica.

“El prodigio” (Sebastián Lelio)

"El prodigio" compitió en el Festival de San Sebastián 2022 en la recta final y este retrato sobre la fe en un mundo patriarcal quedó también en tierra de nadie a pesar de contar con Florence Pugh como su mayor baza y conseguir unas buenas críticas que también alabaron su fotografía y puesta en escena.

La historia de una enfermera inglesa que viaja en 1859 a Irish Midlands, un pequeño pueblo en el que está levantando sensación la historia de una niña de 11 años que se cuenta que ha podido sobrevivir sin comida durante meses lo que termina provocando el interés de la prensa y los curiosos. A la espera de su estreno en la plataforma la película no parece contar en ninguno de los apartados posibles.

“Ruido de fondo” (Noah Baumbach)

"Ruido de fondo" prometía ser la película con la que Netflix iba a apostar decididamente tras tenerla desfilando por Venecia, Toronto y Nueva York. Nada más lejos de la realidad ya que desde que se pudo ver en la inauguración del primero de estos certámenes se concluyó que este intento de visibilidad era más para amortizar su elevado presupuesto (se habla de unos 140 millones de dólares) que por convencimiento en sus aspiraciones a premios.

La realidad es que a día de hoy nadie cuenta con la película de Noah Baumbach en su tercera colaboración consecutiva con Netflix. Todo a pesar de ser una comedia negra en la que se mira de frente a la muerte, ambientada en un pequeño pueblo durante la década de los 80, centrándose en un profesor universitario (Adam Driver) y su excéntrica familia que están alarmados porque un terrible accidente industrial ha cubierto a buena parte del territorio de una nube tóxica.

"The pale blue eye" (Scott Cooper)

No se sabe mucho de la película, y llegará sobre la bocina al plazo de elegibilidad con su estreno en salas seleccionadas en diciembre y en enero de 2023 en Netflix, pero es que lo nuevo de Scott Cooper resulta ser sobre el papel un proyecto atractivo. La tercera colaboración entre el director y Christian Bale se centra en un detective que investiga múltiples asesinatos dentro de la Academia Militar de Estados Unidos en West Point, en 1830, ayudado por un joven cadete que más tarde se convertirá en el autor de fama mundial Edgar Allan Poe. 

Netflix se hizo con los derechos de "The pale blue eye" por 55 millones de dólares confirmando un reparto espectacular con Gillian Anderson, Lucy Boynton, Charlotte Gainsbourg, Toby Jones, Harry Lawtey, Simon McBurney, Timothy Spall, Hadley Robinson, Joey Brooks, Brennan Cook, Gideon Glick, Fred Hechinger, Matt Helm, Steven Maier, Charlie Tahan y Robert Duvall. Una apuesta atmosférica y de intriga que no sólo encaja bien en el catálogo de la compañía sino que puede ser una de esas sorpresas que, sin mucho ruido, terminen irrumpiendo en el momento decisivo de la temporada. Aun así tendrá que superar la circunstancia de tener altas probabilidades de convertirse en una apuesta más de las de fondo de catálogo.

“Matilda” (Matthew Warchus)

No se sabe muy bien qué puede pasar con "Matilda" que llegará a Netflix a final de año pretendiendo ser la opción familiar para las navidades. Habrá que ver si logra pasar el filtro y es una contendiente a premios. Los mimbres podrían apuntar a ello si tenemos en cuenta que es un musical basado en la obra de Roald Dahl de 1988 que ganó 7 Laurence Olivier Awards (de 10 nominaciones) en 2012 y 5 premios Tony (de 13 nominaciones) en 2013.

No obstante ya se sabe que grandes éxitos teatrales no tienen por qué tener una traslación exitosa en cine. Una historia adaptada por Dennis Kelly, dirigida por Matthew Warchus y con música y letra de Tim Minchin, que continúa el universo no sólo de la obra de Roald Dahl sino de la reconfortante cinta de 1996 dirigida por Danny DeVito. Uno de los alicientes será el ver a Emma Thompson encarnando a la dictatorial y abusiva profesora Miss Trunchbull.

“Sr.” (Chris Smith)

Team Downey, productora creada en 2010 por Robert Downey Jr. y su mujer Susan y presidida por David Gambino, ha ido asentándose en los últimos años como una escisión de Warner Bros. bajo la que se ha amparado a películas como “El juez” (2014) y “Las aventuras del Doctor Dolittle” (2020) así como la serie “Perry Mason” (2020). Ahora han revolucionado la previsible categoría de mejor documental para la edición de 2023, ante las buenas críticas, con “Sr.”, el trabajo más personal que se ha abordado ante la fecha al estar centrado en Robert Downey Sr., director underground padre del actor que ha dado vida a Iron Man y factótum de la compañía.

El relato de la vida y la carrera de Robert Downey Sr., el intrépido y visionario director estadounidense que marcó la línea de la comedia contracultural en los años 60 y los 70 y que también forma parte de la vida de luces y sombras del actor teniendo en cuenta que fue su padre el que le abrió las puertas de la industria pero también le introdujo en el mundo de adicciones que le dejaron al borde descarrilar definitivamente tanto profesional como personalmente.

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Suscríbete
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x