Las cinco secuencias de… Johnny Depp

Las cinco secuencias de… Johnny Depp

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Hace unos días llegó a la cartelera la nueva película de Johnny Depp: “El llanero solitario”. Aunque el actor que interpreta al personaje que da título al film es Armie Hammer, pocos dudan de que la verdadera estrella es el actor fetiche de Tim Burton, con el que ha colaborado en 8 ocasiones. Aprovechando además que este verano estamos repasando a varios de los más importantes actores de la actualidad sin Oscar, llega el turno de Depp.

John Christopher Depp II nació el 9 de Junio de 1963 en Owensboro, Kentucky, como el más pequeño de cuatro hijos de Betty Sue y John Christopher Depp. En varias entrevistas, Depp declararía que supone que tiene ancestros nativos americanos, aunque no hay prueba fehaciente de ello. Eso sí, gracias a su papel de indio en “El llanero solitario” pertenece a la familia Comanche. La infancia de Johnny no fue fácil. La familia se desplazó a Florida y pasaron bastante tiempo viviendo en moteles, mudándose de un sitio a otro, hasta que sus padres terminarían divorciándose a los 15 años. Todo esto afectó al comportamiento del futuro actor, que empezó a fracasar en los estudios e incluso fue expulsado del instituto por bajarse los pantalones y mostrar su trasero al profesor de gimnasia. Con 12 años empezó a fumar y beber, y poco después probó las drogas. También cometió pequeños robos y actos de vandalismo. Perdió su virginidad con 13 años y empezó a interesarse por el rock, en parte gracias a una guitarra que le regaló su madre. Un año después del divorcio de sus padres, abandonó los estudios para centrarse en su carrera musical. Consiguió tener un cierto éxito con una banda de rock local. Con su grupo se mudó a California y, en las navidades de 1983, se casó con Lori Anne Allison, la hermana del cantante y bajista de su banda y que trabajaba de maquilladora, conociendo a varios actores gracias a su trabajo. El grupo dejó de tener éxito por lo que tuvo que subsistir con diferentes ocupaciones, incluyendo una de venta de bolígrafos por teléfono. Lori Anne presentó a su marido a Nicolas Cage, y este le convenció de que probara suerte en el cine. La agente del sobrino de Francis Ford Coppola le consiguió una audición para la siguiente película de un director que lograra cierta fama por “Las colinas tienen ojos”, Wes Craven. Tras la prueba, Craven consultó a su hija y a esta le encantó Depp, por lo que se hizo con el papel. Así, en 1984 se pudo ver por primera vez a Johnny en la gran pantalla actuando en “Pesadilla en Elm Street”. Y aunque seguía prefiriendo la música, su grupo se separó y, sin ver otra alternativa de futuro, siguió actuando. Se separó de su mujer, protagonizó una olvidable comedia teen, y después tuvo un pequeño papel en “Platoon”. Pero la oscarizada película de Oliver Stone fue el último papel serio que consiguió en bastante tiempo. Participó en una TV movie y en un par de capítulos de series de televisión. Intentó volver a la música fundando un nuevo grupo pero el trabajo no llegaba. Y cuando llegaba lo rechazaba. Así hizo cuando le ofrecieron protagonizar una nueva serie de policías infiltrados en institutos: “Jóvenes policías”. Quería un trabajo más serio pero, cuando la productora no encontró un sustituto y le ofrecieron de nuevo el trabajo, terminó aceptando a falta de otra cosa. La serie fue un gran éxito durante 4 temporadas hasta el cambio de década. El año pasado se estrenó en cines una secuela protagonizada por Jonah Hill y Channing Tatum: “Infiltrados en clase”. En ella Depp hace un cameo junto a sus compañeros de serie repitiendo el papel que lo convirtió en un ídolo adolescente. Su vuelta al cine, en 1990, se produjo en el musical de John Waters “Cry-baby (El lágrima)”. Para elegir al protagonista de su película, Waters se gastó 30 dólares en revistas para adolescentes y en todas aparecía en la portada el actor de “Jóvenes policías”. Y por fin llegaría, en la siguiente película, su primer gran papel.

Eduardo Manostijeras (1990)

El origen de “Eduardo Manostijeras” está en un dibujo juvenil de Tim Burton en el que aparecía el personaje de esta película como una muestra del aislamiento y falta de comunicación que sentía por aquel entonces. Años después contrataría a una joven novelista, que había escrito un relato sobre un aborto que vuelve a la vida, para que convirtiera su idea en un guion. Las primeras en ser contratadas para la película fueron Winona Ryder, que ya trabajó con Burton en “Bitelchús”, y Dianne Wiest, muy reputada en aquel momento tras ganar el Oscar por “Hannah y sus hermanas” y lograr otra nominación (años después ganaría otro Oscar por “Balas sobre broadway”, también de Woody Allen), que ayudó a que más actores se interesaran por el proyecto. Así, para el papel protagonista, la Fox quería a Tom Cruise, que llegó a entrevistarse con el director, pero este no estaba muy convencido porque hacía demasiadas películas y quería un final más feliz. Finalmente, el actor renunció pensando que un personaje tan extraño podría perjudicar su carrera. También se interesaron por el papel Tom Hanks y Robert Downey Jr., y el que luchó por tener el papel con más insistencia fue Michael Jackson. Habría sido una película muy diferente si lo hubiera logrado. Sin embargo, el que lo logró fue Johnny Depp, que por aquel entonces era pareja de Winona. Se habían conocido en la premiere de “Gran bola de fuego” que ella protagonizaba y pronto empezaran a salir. Tal era su amor que no dudó en tatuarse “Winona forever” en el brazo. El actor tiene bastantes tatuajes desde que se hizo el primero, que ponía “Betty Sue”, en honor a su madre. Depp quería romper con la imagen que le proporcionara la serie televisiva antes comentada, por lo que vio este papel como la oportunidad que estaba buscando y no puso ningún reparo en afearse para caracterizarse como Eduardo, siguiendo las indicaciones del genial Stan Winston, que recibió la única nominación al Oscar de la película. Sería el primero de muchos personajes extravagantes. Cuando leyó el guion se emocionó profundamente y sintió una profunda conexión con el personaje. Para prepararse, vio una gran cantidad de películas de Charles Chaplin que le ayudaron a lograr una conexión emocional con el público sin necesidad de diálogos. El resultado es magnífico, y fue reconocido con una nominación a los Globos de Oro, la primera que lograba el actor. La película contó con la última aparición del gran Vincent Price en la gran pantalla, pero sobre todo es la película en la que comenzó la fructífera relación entre Depp y Burton.

Eduardo Manostijeras from Las 5 secuencias on Vimeo.

 

Ver en Versión Original

Ed Wood (1994)

La relación entre Winona y Johnny duró hasta 1993, siendo muy comentada en los medios. Tuvo que borrarse el tatuaje (lo transformó en “Wino forever”, algo así como borracho todo el tiempo). Precisamente ese año se estrenaron sus siguientes películas: “El sueño de Arizona” de Emir Kusturica, “Benny & Joon, el amor de los inocentes” por la que estuvo nominado en los Globos de Oro, y “¿A quién ama Gilbert Grape?”. En esta última coincidió con un joven Leonardo DiCaprio que interpretaba a su hermano retrasado y que le valió a Leo para lograr su primera nominación al Oscar. Y al año siguiente encontró en la modelo Kate Moss una nueva pareja sentimental y además llegaba a la cartelera la que muchos consideran la obra maestra de Tim Burton: “Ed Wood”. Burton se sentía muy identificado con la figura de “el peor director de la historia del cine” llegando a declarar que cualquiera de sus películas podría haber fracasado de verdad pues la línea entre el éxito y el fracaso es muy fina. O podría pasarle en un futuro convirtiéndose en un nuevo Ed Wood. Centrando buena parte de la película en analizar la relación entre Wood y Bela Lugosi, interpretado magistralmente por Martin Landau que ganó un merecido Oscar, muchos encontraron un paralelismo entre esta relación y la de Burton con Vincent Price. En un primer momento, Burton iba a tener simplemente un papel de productor, centrado como estaba en dirigir “Mary Reilly” con Winona Ryder de protagonista. Cuando en Columbia Pictures decidieron reemplazar a la actriz por Julia Roberts abandonó el proyecto y se centró por completo en “Ed Wood” que estaba siendo desarrollada para la misma productora hasta que empezaron a surgir diferencias creativas, incluyendo la intención de Tim de rodar en blanco y negro. Finalmente el trabajo lo hizo para la Disney con total libertad creativa, y renunciando a su salario. Cuando Burton se acercó a Depp para proponerle el papel protagonista, no tuvo que insistir mucho. El actor recuerda que en 10 minutos de escuchar de que iba la cinta ya estaba comprometido. Además, estaba en una etapa depresiva y la película y el poder trabajar junto a Landau ayudaron a que recuperara su amor por actuar. Para inspirarse, prestó atención al hombre de hojalata de “El mago de Oz” y a varios discursos de Ronald Reagan pues pensaba que inspiraban el ciego optimismo que necesitaba el personaje. Depp ya conocía parte de la obra de Ed Wood, pues había visto con John Waters “Plan 9 del espacio exterior” y “Glen o Glenda”. La película estuvo en competición en Cannes, tuvo una recepción positiva de la crítica y a Johnny Depp le valió para obtener su tercera nominación a los Globos de Oro.

Vídeo

Ver en Versión Original

Sleepy Hollow (1999)

En su siguiente película, “Don Juan de Marco”, actuó junto a Marlon Brando, y después protagonizó “Dead man”, un western dirigido por Jim Jarmusch en blanco y negro y que participó en Cannes. La película suele citarse como ejemplo de obra que representa de manera acertada la cultura de los nativos americanos, mostrando detalles que diferencian a distintas tribus y huyendo de estereotipos tan comunes en otras películas. La película cuenta además con varios diálogos en lenguas nativas que, intencionadamente, se dejaron sin doblar ni subtitular para que sólo puedan entenderse por esos pueblos. Además, el personaje de Nadie está interpretado por un actor genuino indio americano. Otro aspecto destacado de la película es la banda sonora de Neil Young, creada improvisando mientras veía la película en un estudio de grabación. Tras otras películas, destaca la interpretación de Depp en “Donnie Brasco” en la que interpreta a un agente infiltrado en la mafia y comparte cartel con Al Pacino. Ese mismo año estrenó en Cannes “The brave”, una de las últimas películas en las que actuó Marlon Brando que Depp no solo protagonizó, sino que también escribió el guion y dirigió. Y al año siguiente llegó “Miedo y asco en Las Vegas”, de Terry Gilliam, basada en la novela del mismo título de Hunter S. Thompson. La película comienza con un periodista y un abogado que viajan en un descapotable a Las Vegas con el maletero completamente lleno de drogas de todo tipo. Depp era un fan de la novela y cuando conoció al autor se hicieron amigos y Thompson tuvo claro que era el actor adecuado para el papel, acompañado de Benicio del Toro. Antes se considerara a otros como Jack Nicholson y Marlon Brando, Dan Aykroyd y John Belushi, o John Malkovich y John Cusack. En cuanto al director, Depp quería a Bruce Robinson, pero este se autodescartó tras su mala experiencia con “Jennifer 8” declarando que nunca más volvería a dirigir. Hace un par de años, Robinson escribió y dirigió “Los diarios del ron”, basada en otra novela de Thompson y protagonizada por Depp. Finalmente fue Terry Gilliam el contratado. Mientras, los actores se prepararon con dedicación. Así, Del Toro ganó 18 kilos y Depp vivió 4 meses con Thompson estudiando el papel mientras analizaba los hábitos y manierismos del autor. La película se estrenó en competición en Cannes y recibió críticas dispares, algunas bastante positivas y otras todo lo contrario. Aunque algunos detractores opinen lo contrario, la interpretación de Johnny es magnífica. En 1999 se estrenó “La novena puerta”, de Roman Polanski, basada en una novela de Arturo Pérez-Reverte. El film se rodó en Francia, España y Portugal. Durante el mismo conoció a Vanessa Paradis, con la que tiene dos hijos, y la actriz y cantante francesa llenó el vacío que había quedado tras su reciente ruptura con Kate Moss. Del mismo año es “Sleepy Hollow”, la tercera colaboración entre Burton y Depp. La preproducción de la película empezaría en 1993, con una idea inicial de Kevin Yagher, técnico de efectos especiales y maquillaje que desarrolló el guionista Andrew Kevin Walker. Este pronto saltaría a la fama gracias a “Seven” lo que ayudó a sacar adelante el proyecto, que en principio iba a ser un slasher de bajo presupuesto. Mientras tanto, Tim Burton trabajaba en “Superman lives”, el reinicio de la saga del hombre de acero, de cara a estrenarlo en el 60º aniversario del personaje en 1998. Para ello contaba con un guion de Kevin Smith que poco a poco se fue modificando para acercarse más a los gustos del director. Pero los ejecutivos del Estudio, temiendo que el público norteamericano no fuera a conectar con un Superman más cercano al Batman de Burton que al que creara Richard Donner, suspendieron el proyecto. Un duro golpe para Burton que llevaba un año dedicado en cuerpo y alma al proyecto, que tendría a Nicolas Cage como protagonista. El productor Scott Rudin se dio cuenta del potencial de la historia y decidió contratar a Burton, recién despedido, puesto que Yagher no tenía ninguna experiencia y Tim resultaba idóneo por el carácter gótico del guion. Yagher quedó como responsable de maquillaje y efectos especiales, creando las míticas decapitaciones que merecían una nominación al Oscar que se le escapó por poco. El director aprovechó la oportunidad para rendir homenaje a varios míticos films de la Hammer que admiraba y, de hecho, le puso a su equipo varias de esas películas. El personaje principal, Ichabod Crane, es un policía que pretende utilizar el método científico para descubrir que hay de verdad en la leyenda del jinete sin cabeza. Un personaje excéntrico y que es rechazado por sus ideas frente al pensar anticuado de la gente del pueblo, que parece hecho a medida para Johnny Depp y que fue la primera opción del director, aunque los productores le sugirieron otros nombres como Brad Pitt, Liam Neeson o Daniel Day-Lewis. El personaje original del relato era bastante feo, por lo que el actor propuso varias ideas como una nariz postiza o unas orejas enormes, pero fueron descartadas para hacer más comercial la cinta. Depp se inspiró en la personalidad del Sherlock Holmes interpretado por Basil Rathbone tomando también ideas de la interpretación de Angela Lansbury en “La joya del Nilo”. Se lo comentó al productor y Rudin estaba horrorizado, y solo se tranquilizó cuando empezó a ver el rodaje. Al no encontrar la localización perfecta para grabar, se trasladaron a Inglaterra y crearon desde cero el pueblo, incluyendo además enormes árboles de fibra de carbono en el fantasmal bosque. El responsable de la dirección artística fue Rick Heinrichs, con el que ya pensaba trabajar en “Superman lives” y que ganó un merecido Oscar por esta película. Maravillado por la fotografía de “Grandes esperanzas”, de Alfonso Cuarón, Burton decidió contratar a Emmanuel Lubezki y este demostró lo acertado de su decisión con una de sus grandes obras del que es, con permiso de Roger Deakins, el mejor director de fotografía sin Oscar de la actualidad. Viendo trabajos como el de “Hijos de los hombres” o “El árbol de la vida”, ya va siendo hora de que la Academia ponga fin a esta injusticia. Durante algunas grabaciones nocturnas, Lubezki llegó a iluminar con unas torretas de luz que superaban los 100 millones de vatios, y la policía tuvo que soportar varias llamadas de ciudadanos convencidos de que estaban percibiendo una presencia extraterrestre. Como es habitual, la banda sonora corrió a cargo de Danny Elfman. La película funcionó muy bien en taquilla, siendo la primera vez que un film protagonizado por nuestro protagonista superaba los 100 millones de dólares en el mercado usamericano.

Vídeo

Piratas del Caribe: La maldición de la perla negra (2003)

Las siguientes películas destacadas de Depp fueron “Chocolat” junto a Juliette Binoche, película que lograría 5 nominaciones a los Oscar, y “Antes que anochezca”, donde todos se fijaron en su compañero de reparto Javier Bardem, ganador de la copa Volpi en Venecia y nominado al Oscar. Después compartió cartel con Penélope Cruz en “Blow”. Al año siguiente no estrenó ninguna película. Parte de la culpa la tiene la película “El hombre que mató a Don Quijote” de Terry Gilliam, que nunca llegó a terminarse, así que lo único que pudimos ver de Depp ese año fue el interesante documental sobre la fallida película de “Perdidos en La Mancha”. En 2003, Depp era un actor muy conocido y valorado, pero nunca había logrado una gran taquilla ni una nominación al Oscar. Entonces llegó “Piratas del Caribe”. El origen de la saga se remonta a los años 90, cuando Ted Elliott y Terry Rossio (guionistas de “Aladdín” y “Shrek”) empezaron a pensar en darle un giro sobrenatural al género de piratas. A comienzos del nuevo milenio, otra idea mucho más convencional basada en la atracción de piratas en Disneylandia y en la que se pensaba en Matthew McConaughey como Sparrow por su parecido a Burt Lancaster era la opción de la Disney para su proyecto de piratas que en principio saldría directamente en vídeo. Con la entrada del productor Jerry Bruckheimer se fusionaron las dos ideas y se fichó a Gore Verbinski para la dirección, el cual estaba encantado de la oportunidad de rescatar un género con el que tanto disfrutara en su infancia. El descalabro en taquilla de otra película basada en una atracción estuvo a punto de costar la cancelación del proyecto por lo elevado de su presupuesto, pero Bruckheimer supo convencer a los directivos de Disney con el argumento de que la competencia estaba gastando el doble (refiriéndose a “Matrix” y “El señor de los anillos”). Nunca lo han confirmado oficialmente, pero otra clara influencia en la historia es la de la saga de videojuegos de “Monkey Island”. El papel de Jack Sparrow fue escrito para Hugh Jackman (de ahí el nombre), pero como el actor todavía no era lo suficientemente famoso la Disney prefirió proponerle el personaje a Johnny Depp. Cuando le llegó la oferta, llevaba meses disfrutando con su hija de 3 años de las obras de animación de Disney por lo que le pareció fantástico poder trabajar para ellos y aceptó sin siquiera leer el guion. Eso sí, cuando lo leyó se empleó a fondo en prepararse. Sorprendió a todos con su forma de actuar desde las primeras lecturas colectivas del guion. Depp pensó que los piratas era como estrellas del rock de la época por lo que se basó en Keith Richards para su interpretación. El cantante de los Rolling tendría su propio papel en la tercera parte de la saga, como el padre de Jack Sparrow, pero antes de todo esto, los directivos de la Disney estaban horrorizados. Cuando Michael Eisner, director ejecutivo de la empresa, le pidió explicaciones, Depp le contestó que era su forma de actuar y que ya lo sabían cuando lo contrataron así que debían confiar en él o despedirlo. Pero todos los temores eran infundados pues la película no se quedó en un simple buen resultado de taquilla, fue un tremendo e inesperado éxito que dio comienzo a una de las sagas más rentables de la Historia del cine. Disney confiaba en la película, como prueba que aceptara su distribución como el primer film PG-13 de la compañía y le añadiera al título lo de “La maldición de la perla negra”, para atraer a un público juvenil y preparando el camino para las secuelas. El resultado rompió varios récords, liderando la taquilla mundial durante siete semanas seguidas. A día de hoy, solo tres películas han podido superar esta marca, siendo una de ellas su secuela. La recaudación mundial superó los 650 millones de dólares. A nivel crítico también fue bien recibida y prestigiosos comentaristas como Roger Ebert alabaron la actuación de Depp. Todo esto se tradujo en un exitoso recorrido de la película en la temporada de premios, incluyendo un Oscar de 6 nominaciones, una de ellas para el actor que también estuvo nominado en los Globos de Oro y ganó el premio del Gremio de Actores.

Vídeo

Ver en Versión Original

Descubriendo Nunca Jamás (2004)

Aunque rodada antes, la siguiente película que estrenó tras la de los piratas fue “El mexicano”, película dirigida por Robert Rodríguez y protagonizada junto a Antonio Banderas y Salma Hayek. Al terminar el rodaje de esta, antes de ponerse con la de Jack Sparrow, rodó “Descubriendo Nunca Jamás”, una historia semibiográfica sobre el escritor J.M. Barrie y su relación con la familia que le inspiró el personaje de Peter Pan. El origen de la película es la obra teatral “El hombre que fue Peter Pan”. Cuando la productora vio la obra quedó encantada y quiso llevarla al cine y logró el apoyo de Miramax, pero le costó bastante encontrar un director interesado en el proyecto. El elegido fue finalmente Marc Forster, al que se le ofreció el trabajo cuando estaba ocupado con su película más famosa, “Monster’s ball”, y fue contratado al terminar esta. La historia, aunque basada en hechos reales, cambia varios sucesos, elimina algunos personajes para dar más dramatismo a la historia, y evita los puntos más controvertidos para poder realizar una idealización de la figura del escritor. Lo mejor de la película es, sin duda, la interpretación de Depp como Barrie. Evita esta vez todo tipo de excentricidades, tan habituales en sus personajes, para mostrarse absolutamente encantador. Forster opinaba del actor en las entrevistas de presentación de la película que este era perfecto porque esconde en su interior a un niño muy accesible como se nota en los papeles que escoge, ideal por tanto para representar a un hombre que se niega a crecer. Uno de los aspectos que cuidó con atención Johnny fue el acento escocés, que trabajó con un profesor evitando las críticas que recibiera por su mal acento británico en una película anterior. Otro acierto de su actuación fue el lograr la siempre difícil interactuación con actores infantiles. De hecho, la interpretación de Freddie Highmore como Peter le llevó a sugerir a su amigo Tim Burton la realización de la película de “Charlie y la fábrica de chocolate”, actuando el niño como Charlie Bucket y el como Willy Wonka. La película se estrenó en el otoño de 2004, con un año de retraso respecto al plan inicial porque Columbia tenía los derechos de la historia de “Peter Pan” cuya película estrenó en 2003, impidiendo que Miramax utilizase escenas de la misma durante ese año. La productora aceptó retrasar un año el estreno a cambio de poder usar dichas imágenes. Un estreno que funcionó bien en taquilla y tuvo una gran recepción crítica, logrando 7 nominaciones a los Oscar incluyendo una para Johnny Depp que repetía tras la del año anterior. El actor también optó al Globo de Oro y a muchos otros premios.

Vídeo

Ver en Versión Original

Al año siguiente actuó en la mencionada “Charlie y la fábrica de chocolate”, en su cuarta colaboración con Burton, por la que una vez más optó al Globo de Oro, y puso voz al protagonista de “La novia cadaver”, también de Burton. Después volvió a ser Jack Sparrow para la segunda parte de “Piratas del Caribe” con la que logró otra nominación a los Globos y una taquilla record de más de 1.000 millones de dólares (por aquel entonces era la tercera película más taquillera de todos los tiempos). Al año siguiente, además de la tercera parte de la saga de piratas que se quedó en 900 millones de dólares, volvió a colaborar con Tim Burton en el musical “Sweeney Todd: El barbero diabólico de la calle Fleet”. El proyecto venía de lejos, pues el director vió el musical en el que se basa en 1980. Ya se planteó hacer una adaptación antes de “Sleepy Hollow”, pero la dejó a un lado cuando le llegó el proyecto de Superman. Una vez que se puso con el proyecto, contactó con Depp para el papel protagonista. Este creó otro de sus personajes inolvidables que le valió el reconocimiento de la crítica incluyendo su tercera nominación al Oscar y ganar por fin el Globo de Oro en el quinto año seguido que optaba al premio. La película también ganó el Globo de mejor comedia o musical. En los últimos años lo hemos visto en “El imaginario del Doctor Parnassus”, como uno de los tres actores que completaron el trabajo del fallecido Heath Ledger, en “Enemigos públicos” de Michael Mann, en “The tourist” junto a Angelina Jolie, en “Alicia en el país de las maravillas” que fue su séptima colaboración con Burton y otro gran éxito de taquilla de más de 1.000 millones de dólares (ese año consiguió doble nominación en los Globos de Oro, unos premios que parece que lo pueden nominar por cualquier película que haga), en otra aventura de Jack Sparrow, en “Los diarios del ron” que ya comentamos antes, en la fallida última colaboración con Burton “Sombras tenebrosas” y ahora lo podemos ver en “El llanero solitario”. En la película basada en una novela de Hunter S. Thompson, coincidió con la actriz Amber Heard, su nueva pareja desde que se separó el año pasado de Vanessa Paradis. Entre sus proyectos futuros están la quinta película de Piratas del Caribe, una de ciencia ficción titulada “Transcendence” y un trabajo para Rob Marshall: “Into the woods”. También se rumorea que podría trabajar en “La cena de los acusados”, del mismo director, y en una segunda parte de “Alicia en el país de las maravillas”.

Tu primo.
Email_Galicia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

vacaciones terres de l'ebre - 02.10.2013 a las 12:50

Recientemente he comenzado un sitio web, la información de tu blogg me proporciona mucha informacion. Gracias por todo tu tiempo y trabajo.

Saludos

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario