ComiCine: La batalla por las franquicias

ComiCine: La batalla por las franquicias

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (6 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Ríete tú de Invernalia, los Lannister y los Stark. Para batalla sangrienta la que se cuece en los despachos de Disney, Fox o Sony, entre otros. Y todo por repartirse el botín de los miles de millones que recaudan en total las adaptaciones al cine de personajes de Marvel.

Hagamos memoria. Al principio nadie veía claro el tema de las adaptaciones de cómics. Un par de desastres protagonizados por Spider-Man y producidas por Cannon no auguraban un futuro al sector. Poco a poco Marvel fue despertando con la ayuda de Fox y Sony, gracias a las adaptaciones de X-Men realizadas por Bryan Singer y los Spider-Man de Sam Raimi. Ahí vieron que podía haber futuro, pero luego el querer exprimir demasiado la fórmula acabó hartando a muchos, cuyos exponentes serían curiosamente las terceras partes de ambas sagas en 2006 y 2007 (curioso también que para muchos las mejores partes de ambas fueran también las segundas). Cuando todo parecía perdido, y Warner con “Batman begins” en 2005 abría el camino a una nueva forma de contar las historias de superhéroes, Marvel decidió tomar las riendas y potenció su productora Marvel Studios creando lo que todos conocemos ya como el universo cinematográfico de Marvel (desde ahora MCU) cuyo primer proyecto sería “Iron Man” a estrenar el mismo año que Warner lanzaba su obra maestra “El caballero oscuro”, 2008.

La idea de Marvel era que ellos asumirían los riesgos como productora y no colaborarían con otras. Aun así necesitó ayuda de Paramount y Columbia-Sony para la distribución, así que todos salían beneficiados de alguna forma. Aún nadie le daba importancia a tenor que los últimos proyectos habían sido decepcionantes para muchos fans (aunque yo me lo pasé bien en todos y los he revisionado en más ocasiones de las que jamás reconoceré en público) y vapuleados por la crítica. Así empezaron con “Iron Man”. La sorpresa fue cuando la película recaudó alrededor de 700 millones de dólares y a alguien de Disney se le encendió una bombilla. Resultado: En 2009 Disney compra Marvel por la friolera de 4.000 millones de dólares y así sí que no necesitarían ayuda de nadie y tendrían en cartera una cantidad ingente de personajes y demás merchandising con los que recuperar la inversión.

En ese momento aún nadie vio venir lo que pasaría. Marvel-Disney siguieron con su MCU y sacaron una nueva entrega de Hulk e Iron Man, una película de Thor y otra de Capitán América, las cuatro con resultados más que positivos en taquilla y con una parte de la crítica que empezaba a ver dosis de calidad, aunque la sombra de Nolan fuera inalcanzable. Las otras productoras, Sony y Fox, veían como sus proyectos pasaban sin pena ni gloria (“Los 4 fantásticos”, “X-Men Orígenes: Lobezno”) y veían como Marvel les iba ganando la partida poco a poco. Pero fue con “Los vengadores” cuando todo cambió.

Con “Los vengadores” Marvel-Disney consiguieron lo que nadie hubiera imaginado, colocarse como la tercera mejor taquilla de la historia, sólo superados por James Cameron. Además, la crítica no paraba de alabar el proyecto, el cómo habían ido forjando un universo con personajes que habían ido presentando en películas individuales y luego unirlos en un mismo largometraje, algo inédito hasta esa fecha. El rotundo éxito originó mucho nerviosismo en muchos despachos. Por un lado Warner, que había acabado con Nolan y su Batman y ya había intentado lo mismo con “Green lantern” como arranque de su expansión sin éxito alguno (ey, ésta sí que no la he vuelto a ver…), temiendo que se quedarían en la estacada. Enseguida arrancaron con “El hombre de acero” para, de paso, no perder los derechos del personaje, pero esa es otra historia que me la guardo para un futuro. No, aquí los sustos vinieron de otro sitio.

Sony y Fox. Marvel había pasado de ser un colaborador a ser el nuevo jefe de una industria en expansión que movería miles de millones. Y la guerra empezó. Sony compró en su día los derechos de Spider-Man y su cantera de personajes, que no es poca. Fox tenía los X-Men y, por extensión, cualquiera relacionado con los mutantes. Además, también tenía a “Los 4 fantásticos” que, aunque con menor número de personajes, también daba juego para futuras adaptaciones (Inhumanos, Silver Surfer, Galactus, Skrulls). Lo peor era que si no realizaban nuevos proyectos esos derechos caducaban y volvían a su propietario original, Marvel (parecido a lo que les pasó a Warner con Superman por los pelos). Así, los nervios empezaron y decidieron atacar.

Sony sólo tenía una opción. Relanzar Spider-Man con una nueva visión (siempre intentando seguir la huella dejada por Nolan) y apareció “The amazing Spider-Man” de Marc Webb. Sin ser nada del otro mundo, dejaba buen sabor de boca. Y, por supuesto, la palabra de moda, expansión. Sony enseguida dijo que Spider-Man daba para un universo sólo para él y que no sólo habría secuelas (de hecho, tres) sino que tirarían de los villanos más carismáticos (Veneno, Los 6 siniestros) para hacer adaptaciones y así no soltar el personaje. El plan era mantener ocupado al personaje o Marvel se lo quedaba y lo incorporaría a su MCU, ya en su fase 2.

Fox lo tuvo mejor. Como que con Hugh Jackman habían hecho uno de los mejores aciertos en casting de superhéroes, mientras él siguiera podrían con más (ejemplo, “Lobezno inmortal” cuya secuela ya tiene fecha de estreno hacia el 2017, creo). Además, ya que “X-Men: La decisión final” fue un varapalo se la jugaron con una reinvención, “X-Men: Primera generación”, y fue un rotundo éxito con una calidad excelente. Así que sólo tuvieron que sumar dos y dos, juntar al director que nunca les había fallado, Singer, y la franquicia que él había creado, y hacer “X-Men: Días del futuro pasado”, juntando a casi todos los actores de la franquicia anterior con la moderna gracias a un guión plagado de viajes en el tiempo y pretender hacer su versión de “Los vengadores” a modo de todos juntos. Y no olvidemos, por supuesto, la expansión. Ya han empezado a trabajar en su continuación, “Apocalipsis”. También tienen en su poder otros personajes que han ido deambulando sin pena ni gloria por proyectos o guiones (como Masacre o Cable) que bien pueden aprovecharlos para unirlos en otras líneas de la franquicia, como “X-Force” (no olvidemos que la cantera mutante de personajes es enorme, sólo hay que mirar todo cómic Marvel que lleve la letra X en el título). Peor suerte parece correr “Los 4 fantásticos”. Un nuevo proyecto de relanzamiento a cargo de Josh Trank (“Chronicle”) con una visión tan nueva que cambiaría todo lo sabido hasta ahora no parece tener a los de Fox saltando de alegría, hasta el punto que recientes rumores apuntan que, aunque el casting esté decidido, se podría cancelar definitivamente. La verdad, no sería de extrañar y sería una jugada que contentaría a ambas partes. Fox se centraría sólo en los mutantes y Marvel recuperaría a un buque insignia y otra línea que cruzar en su MCU.

A todo esto, ¿qué hace Marvel? Ellos a lo suyo. Con algún problema de nomenclatura. Prohibido usar la palabra “mutante” de Fox, con lo que en su MCU no existen o se les llamará de otra forma (eso les pasará a Mercurio y la Bruja Escarlata, mutantes y a la vez vengadores) o “skrulls”, tambien de Fox, por lo que Whedon tuvo que cambiarlos en “Los vengadores” por “los chitauri”. A parte de eso, ellos van a la suya. La fase 2 sigue con “Iron Man 3”, “Thor: El mundo oscuro”, “Capitán América: El soldado de invierno” y “Guardianes de la galaxia” a la espera de “Los vengadores: La era de Ultrón”. Todo el mundo pendiente de su fase 3 en la próxima Comic-Con.

Juegan con la ventaja del factor tiempo y con la calidad de sus trabajos, hasta del menor de ellos. Si los otros fallan, recuperan un personaje clave o franquicia y siguen abriendo camino. Ya se habla de un acuerdo con Sony para compartir de alguna forma el mundo de Spider-Man. Con Fox, dependerá de si meten la pata o no, pero al final todo apunta a que los personajes volverán a su casa. Además, pensemos que hay otro jugador en el tablero: Warner-DC. Con la secuela de “El hombre de acero” incorporando a Batman y Wonder Woman pretenden dejar claro que apuestan fuerte y quieren “La liga de la justicia”. Si fuera así, y la competencia fuera fuerte, ¿qué mejor que enterrar el hacha de guerra y hacer una alineación de vengadores con Lobezno, Spider-Man, Capitán América e Iron Man, como ya sabemos ocurre en los cómics, y barrer a Warner del tablero de juego?

Sea como sea, la guerra por el trono de la taquilla acaba de empezar. Y será dura. Con víctimas (espero que no sea la audiencia). Valar Morghulis.

Tu primo.
Howlett

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario